LOS ENVÍOS
 
Enviar plantitas por paquetería es un auténtico desafío. La mitad de los paquetes viajan boca abajo.
Antes de enviar, añado una fina capa de piedrecitas bañadas en cola sin disolventes. Al poco rato se endurece y permite que la planta viaje en cualquier posición, sujetando el cepellón a la maceta.
Puedes quitarla fácilmente con un poco de agua.
Y si quieres tenerla pero suelta, puedes lavarla en un colador y volverla a colocar.

Entrego mis macetitas en un estuche de PET de 250 micras que protege la planta durante el viaje. Una enorme ventana frontal la mantiene en contacto con el exterior.
El palillo trasero fija la maceta en su alojamiento.